Biblia Catolica .::. 2do. de las Cronicas 36

BIBLIA CATOLICA

Share on Facebook
Share on Twitter
Share on Reddit
Share on Google Bookmarks
Share on Digg
Antiguo Testamento Nuevo Testamento Descargar Biblia Donar BIBLIA CATÓLICA

Libro Segundo de las Crónicas

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

22

23

24

25

26

27

28

29

30

31

32

33

34

35

36







ANTIGUO TESTAMENTO


Génesis

Éxodo

Levítico

Números

Deuteronomio

Josué

Jueces

Rut

1ro. de Samuel

2do. de Samuel

1ro. de los Reyes

2do. de los Reyes

1ro. de las Crónicas

2do. de las Crónicas

Esdras

Nehemías

Tobías

Judit

Ester

Macabeos

II Macabeos

Job

Los Salmos

Proverbios

Eclesiastés

Cantar de los Cantares

Sabiduría

Eclesiástico

Isaías

Jeremías

Lamentaciones

Baruc

Ezequiel

Daniel

Oseas

Joel

Amós

Abdías

Jonás

Miqueas

Nahúm

Habacuc

Sofonías

Ageo

Zacarías

Malaquías

Capítulo 36: 2 Crónicas 36


El reinado de Joacaz en Judá (609)

2 Rey. 23. 30b-35


36 1 El pueblo del país tomó entonces a Joacaz, hijo de Josías, y lo proclamó rey en Jerusalén en lugar de su padre.


2 Joacaz tenía veintitrés años cuando comenzó a reinar, y reinó tres meses en Jerusalén.


3 El rey de Egipto lo destituyó para que no reinara en Jerusalén, e impuso al país un tributo de cien talentos de plata y un talento de oro.


4 El rey de Egipto designó a Eliaquím, hermano de Joacaz, rey de Judá y de Jerusalén, y le cambió su nombre por el de Joaquím. A su hermano Joacaz, Necao lo tomó prisionero y se lo llevó a Egipto.


El reinado de Joaquím en Judá (609-598)

2 Rey. 23. 36 – 24. 6


5 Joaquím tenía veinticinco años cuando comenzó a reinar, y reinó once años en Jerusalén. Hizo lo que es malo a los ojos del Señor, su Dios.


6 Nabucodonosor, rey de Babilonia, subió a atacarlo y lo sujetó con doble cadena de bronce, para conducirlo a Babilonia.


7 Nabucodonosor llevó también a Babilonia parte de los objetos de Casa del Señor y los puso en su palacio de Babilonia.


8 El resto de los hechos de Joaquím, las abominaciones que cometió y todo lo que recayó sobre él está escrito en el Libro de los reyes de Israel y de Judá. Su hijo Joaquím reinó en lugar de él.


El reinado de Joaquín en Judá (598-597)

2 Rey. 24. 8-17


9 Joaquín tenía dieciocho años cuando comenzó a reinar, y reinó tres meses y diez días en Jerusalén. Hizo lo que es malo a los ojos del Señor.


10 Al comienzo del año, el rey Nabucodonosor mandó que lo llevaran prisionero a Babilonia, junto con los objetos preciosos de la Casa del Señor, y proclamó rey de Judá y de Jerusalén a su pariente Sedecías.


El reinado de Sedecías en Judá (597-587)

2 Rey. 24. 18-20; Jer. 52. 1-3


11 Sedecías tenía veintiún años cuando comenzó a reinar, y reinó once años en Jerusalén.


12 Hizo lo que es malo a los ojos del Señor, su Dios, y no quiso humillarse delante del profeta Jeremías, que hablaba de parte del Señor.


13 Incluso, se rebeló contra el rey Nabucodonosor, que le había hecho jurar fidelidad delante de Dios. Él se obstinó y endureció su corazón, en lugar de volverse al Señor, el Dios de Israel.


14 De la misma manera, todos los jefes de Judá, los sacerdotes y el pueblo multiplicaron sus infidelidades, imitando todas las abominaciones de los paganos, y contaminaron el Templo que el Señor se había consagrado en Jerusalén.


15 El Señor, el Dios de sus padres, les llamó la atención constantemente por medio de sus mensajeros, porque tenía compasión de su pueblo y de su Morada.


16 Pero ellos escarnecían a los mensajeros de Dios, despreciaban sus palabras y ponían en ridículo a sus profetas, hasta que la ira del Señor contra su pueblo subió a tal punto, que ya no hubo más remedio.


La ruina de Jerusalén y la deportación a Babilonia (587)

2 Rey. 25. 8-21


17 Entonces Dios hizo subir contra ellos al rey de los caldeos, y este hizo morir por la espada a sus jóvenes en el interior de su Santuario, sin perdonar a nadie, ni joven ni virgen, ni anciano ni hombre encanecido: los entregó a todos en sus manos.


18 Todos los objetos de la Casa de Dios, grandes y pequeños, los tesoros de la Casa del Señor, y los tesoros del rey y de sus jefes, todo se lo llevó a Babilonia.


19 Ellos quemaron la Casa de Dios, demolieron las murallas de Jerusalén, prendieron fuego a todos sus palacios y destruyeron todos sus objetos preciosos.


20 Nabucodonosor deportó a Babilonia a los que habían escapado de la espada y estos se convirtieron en esclavos del rey y de sus hijos hasta el advenimiento del reino persa.


21 Así se cumplió la palabra del Señor, pronunciada por Jeremías: "La tierra descansó durante todo el tiempo de la desolación, hasta pagar la deuda de todos sus sábados, hasta que se cumplieron setenta años".


Esperanza para el porvenir

Esd. 1. 1-3


22 En el primer año del reinado de Ciro, rey de Persia, para que se cumpliera la palabra del Señor pronunciada por Jeremías, el Señor despertó el espíritu de Ciro, el rey de Persia, y este mandó proclamar de viva voz y por escrito en todo su reino; 23 "Así habla Ciro, rey de Persia: El Señor, el Dios del cielo, me ha dado todos los reinos de la tierra y él me ha encargado que le edifique una Casa en Jerusalén, de Judá. Si alguno de ustedes pertenece a ese pueblo, ¡que el Señor, su Dios, lo acompañe y que suba...!".



REFERENCIA BIBLICA


5 13. Sal. 106. 1. Ver nota Jer. 33. 11.

6 41-42. Sal. 132. 8-10


13 1. "Abías": en 1 Rey. 14. 31, este mismo rey es llamado Abiám.


5. "Una alianza de sal", es decir, una alianza indestructible: ver nota Lev. 2. 11-13.


22 2. "Cuarenta y dos años": esta cifra proviene probablemente de un error del copista, ya que el padre de Ocozías murió a los cuarenta años (21. 20). En 2 Rey. 8. 26 dice "veintidos años".


24 20-22. Ver nota Mt. 23. 35.

25 4. Deut. 24. 16.


26 1. "Ozías": en 2 Rey. 14. 21, este mismo rey es llamado Azarías.


32 31. Esta "señal extraordinaria" podría ser la curacion de Ezequías, a la que se alude en el v. 24 y de la que se habla explícitamente en 2 Rey. 20. 1-11; Is. 38. Sin embargo, como se trata de una señal "ocurrida en el país" y teniendo en cuenta la tradicional rivalidad entre los babilonios y los asirios, cabría pensar más bien en la sorpresiva retirada del ejércíto de Senaquerib. Ver v. 21; 2 Rey. 19. 35-36.


36 12. Ver Jer. 37-38.

21. La cita no es literal. Ver Jer. 25. 11; 29. 10; Zac. 1. 12.

16 8-36. Este himno está compuesto por fragmentos de Sal. 105; 96; 106.

34. Ver nota Jer. 33. 11.


21 1. En este pasaje, a diferencia de Jb. 1. 7 y Zac. 3. 1, "Satán" es un nombre propio y designa al Espíritu del mal, el "Adversario" por excelencia del género humano. El Cronista le atribuye la iniciativa de este censo, que en 2 Sam. 24. 1 es atribuida a la ira del Señor.


22 9. El nombre de "Salomón" proviene de una palabra hebrea que significa "paz".


23 En los caps. 23-26 se establece una neta distinción entre los miembros de la tribu de Lev;: por una parte, los "sacerdotes" y por otra, los "levitas" que prestaban servicios auxiliares en el Templo. Ver Lc. 10.32.


9-10. Los hijos de "Simei" son mencionados dos veces, sin que coincidan sus nombres.